Guía para dar el salto y empezar a trabajar en tus proyectos

posted in: La vida | 1

Siempre que tenemos alguna idea genial, queremos abandonarlo todo y salir corriendo para empezar a trabajar en ella, ¿no es así?
Al principio sentimos que todo es posible, estamos llenos de energía y motivación para empezar. Sin embargo, en el camino nos topamos con obstáculos que nos quitan tiempo y energía para poder avanzar, de modo que terminamos posponiendo nuestros proyectos o incluso los abandonamos.

Eso fue lo que me pasó a mi durante más de un año, y fue apenas hasta hace poco que por fin logré dar el salto, me decidí a empezar a hacer lo que realmente me gusta y retomar esos proyectos que estaban abandonados.
En este proceso es necesario hacer cambios y tomar decisiones, pero lo más importante es identificar cuáles son esos obstáculos que no nos dejan avanzar, por eso escribí todos aquellos por los que yo he pasado, para con base en mi experiencia ayudarles a enfrentarlos. 🙂

1. Quieres abarcar mucho

Diagnóstico:

Tienes un montón de ideas, te visualizas a ti mismo haciendo todas esas cosas que quieres, pero en el momento de volver a la realidad te encuentras totalmente perdido. Tratas de hacer muchas cosas al mismo tiempo pero siempre terminas en donde mismo y acabas frustrado.

Tratamiento:

Necesitas enfocarte. De todas esas cosas que quieres, trata de elegir una sola, la que más te gusta y te apasione. No significa que debas dejar de lado otras cosas que te gustan, puedes buscar la manera de combinarlas y utilizarlas como un medio. Cuando te enfocas, es más fácil aprovechar tu energía en un sólo objetivo y avanzas más rápido. Una vez que sepas lo que quieres, será más sencillo buscar información y herramientas que te permitan empezar.

Mi experiencia:

Al principio quería ser ilustradora, diseñadora, fotógrafa, mercadóloga y un montón de cosas más, todas me gustaban muchísimo, el problema era que quería hacer todo al mismo tiempo y terminaba frustrada porque no podía dedicarle el tiempo suficiente a cada una. Me di cuenta de que lo que realmente me apasiona es la ilustración y que el resto de actividades puedo utilizarlas como un medio, sin tener que abandonarlas.

2. Agenda saturada

Diagnóstico:

Estás lleno de actividades 24/7 y te queda muy poco tiempo y energía para dedicarle a tus proyectos.

Tratamiento:

Necesitas priorizar. De todas esas actividades que realizas, piensa en cuáles de ellas realmente las estás haciendo porque tú quieresy cuáles sólo por el compromiso de quedar bien con alguien más. También evalúa la retribución que obtienes a cambio de alguna actividad y si realmente vale la pena.
Todo lo que no te haga sentir bien, trata de eliminarlo en cuanto te sea posible, pues sólo te roba energía. En cambio, procura aquellas actividades que te recargan de energía.

Mi experiencia:
Cuando intentaba hacer mil cosas a la vez, estudiaba dos carreras. Al mismo tiempo trabajaba en comisiones de ilustración y algunas otras que no tenían mucho que ver. Muchas de mis ideas estaban tristemente abandonadas esperando el día en que terminara todo para empezar a materializarse.
Me costó mucho trabajo dar el paso de abandonar definitivamente una de esas carreras, pero me di cuenta de que no me hacía realmente feliz, no me sentía bien y gran parte de mi tiempo y energía se quedaban ahí, además no estaba obteniendo muy buenos resultados. Fue difícil porque tenía mucho miedo y dudas, pero una vez que lo hice me liberé de algo que no funciona para mi y que sólo me estaba haciendo sentir estancada. Además, poco a poco empecé a rechazar trabajos que no me gustaban o de los cuales no podía obtener algo valioso a cambio.

3. Tienes miedo

Diagnóstico:

Es muy parecido al anterior, pero en este caso, ya sabes cuáles son esas actividades que definitivamente no quieres hacer, pero no puedes dejarlas porque te da miedo que no sea la decisión correcta, te da miedo cambiar, te asusta empezar a trabajar en lo que quieres porque temes que todo sea un fracaso. Escuchas comentarios negativos de otras personas y te dejas influenciar por ellos. Quedarte en la zona segura, en donde todo parece más fácil, suena muy tentador.

Tratamiento:

Necesitas confianza. Confiar en ti mismo y en tus proyectos, rodearte de personas que te apoyen y que te aporten opiniones valiosas, críticas constructivas. Si tú crees en lo que estás haciendo, no dejarás que te afecten los comentarios negativos.
Piensa en todo lo que te da miedo y que te impide lanzarte y traza un plan que te permita estar preparado para enfrentar todo eso, tampoco se trata de lanzarte sólo por que sí, sin tener idea de lo que vas a hacer.

Mi experiencia:

Antes, solía sentirme muy mal después de participar en conversaciones con personas totalmente ajenas al medio en el que yo me desenvuelvo. Me dejaba influenciar por sus ideas y empezaba a dudar de mi misma y de mis objetivos. Después de un largo proceso me di cuenta de que yo no tenía los mismos objetivos que esas personas, eso de lo que ellos hablaban no era mi éxito personal. Lo que estoy haciendo actualmente y lo que quiero hacer, son cosas que me hacen realmente feliz y confío en mis proyectos. Respeto las opiniones ajenas pero ya no les temo, ni dejo que me afecten.

4. Autosabotaje

Diagnóstico:

Por fin tienes el tiempo, las ganas y toda la actitud, ya no hay más pretextos para no comenzar a trabajar en eso que quieres. Pero entonces, tu mente se da cuenta de tus intenciones y empieza a jugarte una serie de trampas.

Es cuando comienza el autosabotaje, comienzas a llenarte de miedos e inseguridades y finalmente no logras hacer nada.

Tratamiento:

Actúa en tu contra. ¿Sientes que no vas a poder hacer algo porque no eres lo suficientemente bueno? cuando pensamos así, lo que hacemos normalmente es detenernos. Nos frustramos porque no podemos hacer nada y no hacemos nada porque nos frustramos, y así es como entramos en un círculo vicioso.
Lo que tienes que hacer es dejar de creer en todos esos pensamientos negativos, si piensas que no vas a poder hacer algo, entonces hazlo y demuestrate lo contrario. Si algo no te sale bien no te frustres, aprende de eso e inténtalo de nuevo.
No será fácil y te va a doler la cabeza cada vez que intentes actuar en tu contra, pero en poco tiempo esos pensamientos se habrán ido.

Mi experiencia:

Durante mucho tiempo estuve luchando contra la ansiedad y muchos otros pensamientos negativos que me causaba yo misma. Me sentía insegura y pensaba que no podía hacer ciertas cosas porque no era lo suficientemente buena. Me daba miedo publicar mi trabajo y que a nadie le gustara. Pero ahora cada vez que siento algo similar, hago todo lo contrario. Al principio me costaba trabajo pero con el tiempo se volvió más fácil y empecé a tener más confianza. Cuando siento que algo no me salió bien o no estoy satisfecha, lo intento de nuevo y aprendo de ello.

5. No cuentas con los recursos para empezar

Diagnóstico:

Llevas mucho tiempo queriendo empezar, pero tus metas parecen totalmente inalcanzables, pues requieres de ciertos recursos con los que no cuentas actualmente y parece complicado obtenerlos.

Tratamiento:

Usa tu creatividad, hazlo con lo que tienes ahora. Mira a tu alrededor y analiza con cuales recursos sí cuentas actualmente y que puedes hacer con eso. Tal vez no será exactamente igual a como lo tenías planeado, pero te aseguro que existen muchas posibilidades de aprovechar lo que tienes actualmente para crear algo genial, es mucho mejor que no hacer nada y te quedarás con una valiosa experiencia. Mientras tanto se paciente y poco a poco lograrás reunir esos recursos.

Mi experiencia:

Cuando empecé mi tienda en línea, por supuesto que quería ofrecer un montón de productos distintos y geniales, pero eso requería invertir dinero con el que no contaba en ese momento.
Sin embargo, no por eso me iba a detener. Pensé en qué productos podría hacer yo misma con los recursos que ya contaba y tal vez añadiendo algunas cosas que tenía a mi alcance, entonces empecé a hacer las libretas. Poco a poco he tenido la posibilidad de agregar más valor a todo esto, hacer mi página web y mejorar la calidad de los productos y por supuesto que aún quiero hacer mucho más.
No siempre puedes empezar con el mejor equipo y las mejores herramientas, empezar por algo pequeño también es bonito.

(Esto me recordó al cuento “La sopa de piedra“)

Todo lo anterior, son consejos que a mi yo del pasado le hubieran sido de mucha ayuda, y de la misma manera espero que a ustedes les sirvan y pierdan el miedo de lanzarse a volver realidad sus proyectos. Me encantaría que me contaran su opinión y su experiencia si han pasado por alguna de estas situaciones, y cómo la resolvieron ustedes. De igual manera si necesitan algún consejo o tienen algún comentario, pueden escribirme aquí abajo o en mis redes sociales.

Hasta pronto. 🙂

También estoy aquí:
Instagram
Facebook
Twitter

 

Mayra Arvizo
Follow Mayra Arvizo:

Doodler, ilustradora y estudiante de mercadotecnia.
Amante de las libretas, la organización y la papelería bonita.
En este blog he combinado todo lo que me apasiona y lo he transformado en Doodles, mi proyecto personal.

One Response

  1. José Leyva

    Genial! Tengo una oportunidad muy tentadora, en un trabajo. Quieren que presente un plan digital, pero no tengo ni la más mínima idea de plasmarlo y exponerlo. El post es muy bueno y sobre todo muy motivador. Algo se me va a ocurrir esta noche y voy a lanzarme.
    Abrazos y éxitos.

Leave a Reply